ENFÓCATE EN UNA META Y EN TU RENDIMIENTO

El verdadero secreto para lograr el éxito con tu entrenamiento es enfocar tu meta principal en mejorar tu rendimiento, no en lo estético. Una vez que mejores tu rendimiento, todo lo demás comienza a brotar como arte de magia.

Personalmente, siempre me he enfocado en mejorar mi rendimiento. Creo que cuando uno establece metas concretas con el entrenamiento (no importa de qué clase sea), por ejemplo: correr una milla, tener abdominales, hacer una sentadilla con 315 libras, etc., el entrenamiento en sí se vuelve más enfocado y las metas son mucho más fáciles de lograr.

Las metas no específicas o que no se pueden medir, por ejemplo: estar en forma o solo bajar de peso, son una forma rápida de sabotear tu entrenamiento y de alcanzar el fracaso a largo plazo. Está bien que quieras bajar de peso, pero si estableces algo más específico (bajar 10 libras), es algo mucho más fácil de lograr y de mantenerte enfocado.

La fijación concreta y logros de objetivos/metas es un proceso simple de tres pasos:

1. ESTABLECE UNA META
2. HAZ UN PLAN
3. TRABAJA DURO PARA LOGRARLO

Las personas no saben cómo establecer metas. Muchas veces son metas demasiado altas e inalcanzables. Hay muchas personas que quieren correr 42 km, pero antes de lograr esto debes poder lograr los 21 km. Son los pequeños pasos que conducen a grandes recompensas, sobre todo si piensas a largo plazo.

También me gusta que mis días de entrenamiento en específico estén orientados a un objetivo. Algo que se necesite hacer, visualizar y lograr. El gimnasio es uno de los pocos lugares donde la mayoría de nosotros nos desafiamos físicamente. Pero en vez de invertir en estas pocas horas de entrenamiento para desafiar a nuestras mentes y cuerpos, desperdiciamos tiempo valioso haciendo tonterías que realmente no nos llevan a conseguir nuestra meta principal.

Tengo que admitir que no es bueno llegar al completo fallo muscular cuando uno entrena, simplemente no es la forma óptima de lograr las cosas. Hay que entrenar duro e intenso, pero inteligentemente con el tipo adecuado de ejercicios que nos ayuden a cumplir nuestro objetivo principal.

No hay una forma correcta de entrenar, todo va a depender de quién eres y de qué te impulsa a ser mejor. Para mí, es el entrenamiento orientado hacia una meta. Y de esto es de lo que se trata este juego, de establecer cosas concretas que las podamos alcanzar con trabajo duro.

DE INTERÉS: EVITA A LOS LADRONES DE SUEÑOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *