DOSIS DE VITAMINA-C PARA COMBATIR LA FATIGA

Un estudio reciente hecho con trabajadores Coreanos demostró que suministrándole una alta dosis de vitamina c (aproximadamente 10 gramos), los ayudó significativamente a reducir el agotamiento y la fatiga física y mental.

La Vitamina C es muy efectiva para combatir el agotamiento porque ayuda a reducir el estrés oxidativo, que es un síntoma escondido de la fatiga. Las personas que tienen un alto nivel de estrés en la forma de especies reactivas de oxígeno y citoquinas reportan sentirse más agotados crónicamente en una tasa mucho más alta que las personas con bajos niveles de estrés oxidativo.

Todo esto tiene sentido porque el estrés oxidativo causa el envejecimiento celular que daña el ADN. En otras palabras, el sistema inmunológico se debilita y uno se siente cansado. Con el tiempo, la fatiga se incrementa y uno sufre de problemas de sueño e insomnio. Es un círculo vicioso.

La vitamina C evita esto eliminando los marcadores de estrés oxidativo para que uno no se sienta tan cansado. Otro posible beneficio es que la vitamina C ayuda a disminuir el cortisol en situaciones estresantes, como después del ejercicio.

El estudio Coreano utilizó una dosis alta de 10 gramos de vitamina C administrada en forma intravenosa. Por lo general, este tipo de procedimiento está fuera del alcance de muchos, ya que particularmente están disponibles en tratamientos contra el cáncer. Pero uno se puede beneficiar tomando una dosis alta en forma de tampón químico, que le permite ser absorbido en el intestino.

El problema de esto, es que la mayoría de las personas no padecen de una buena salud intestinal, con lo cual el tratamiento sería poco efectivo. Hay que asegurarse de tener una buena salud gastrointestinal ingiriendo probióticos regularmente para que el tratamiento funcione efectivamente.

Lo que puedo sugerir, y es algo que hago personalmente, es ingerir un suplemento de alta calidad de vitamina C en cápsulas o tabletas de 1 gramo o 1,000 mg, y divido las dosis de entre 4-6 veces al día (4 g / 6 g). Esto lo hago cuando me siento muy estresado o cuando incremento la intensidad de mis ejercicios. Por lo general lo hago de seguido 4-6 semanas y luego paro un par de semanas. Definitivamente siento la diferencia y me siento mucho mejor y no me resfrío tan seguidamente. Uno mismo tiene que hacer la prueba y sacar sus conclusiones. Es un consejo muy útil que cualquier persona pueda aplicar a su vida de manera segura.

Referencia
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3273429/

DE INTERÉS: ENCUENTRA LA SALUD PERFECTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *