No Hay Dos Personas Iguales

Hay algo que te voy a mencionar y no te va a gustar: “No hay dos personas iguales en este mundo”, así que deja de compararte con otros de una vez por todas.

Muchas personas nacen con ventajas sobre las otras, desde lo genético hasta la escala dentro de la sociedad. Pero por un lado, trabajar a través de tus desventajas puede convertirse un una gran ventaja para el futuro.

No tener ventajas en este mundo es realmente duro. Y sí que lo es, pero es así como funciona la vida. Es como siempre lo ha sido. Tienes que tener claro esto para poder avanzar. “Nadie es igual a nadie. Incluso el mismo hombre no es igual a él en días diferentes”.

En toda sociedad desde el comienzo de los tiempos, ha habido rasgos que fueron vistos como deseables, y aquellos que poseían esos rasgos fueron subconscientemente vistos como personas superiores. Esos rasgos no siempre eran los mismos. Cambiaron según el tipo de sociedad y el tiempo.

Por ejemplo, hubo un tiempo en que ser fuerte y musculoso era visto como un rasgo muy deseable. Cuando la vida era dura y la fuerza física era una ventaja, los hombres más fuertes eran los que sobrevivían y eran vistos como superiores a los demás. Mira el caso de muchas tribus de la historia y del presente, seleccionan a sus líderes solo en función de la destreza física.

Sin embargo, las preferencias sociales evolucionaron y el típico físico fuerte comenzó a verse como inferior desde el inicio del Renacimiento hasta los años 1600’s. Ser musculoso era asociado con “trabajo manual”, que era asociado directamente con la clase pobre trabajadora. Durante ese periodo, los hombres que eran delgados y afeminados eran vistos como “superiores” a los hombres musculosos. Probablemente tenían mucho más dinero y no tenían que trabajar con sus manos.

Lo mismo pasó con las mujeres de esa época. Por ejemplo, durante el Renacimiento las mujeres con más curvas (más grasa corporal) eran el estándar de la belleza femenina. Después de todo, solo los ricos y poderosos podían permitirse suficiente comida para estar gordo.

Todo esto también pasa dentro de nuestra sociedad actual. Un cuerpo más delgado es visto como lo deseado. No quiero decir que las personas con más grasa corporal son inferiores a los otros, simplemente significa que dentro del plano general de la población es percibido como menos deseable. A caso te gustaría estar gordo? Ves a lo que me refiero. Nadie se despierta de la noche a la mañana diciendo: “quiero estar gordo”. Es un proceso de años que se vuelve crónico.

La buena noticia con respecto a la grasa corporal es que puedes hacer algo para solucionar todo esto. Tú puedes cambiar tu alimentación, hacer ejercicio y mejorar tu estilo de vida de muchas formas. Esto tampoco significa que tienes que hacer cosas extremas para encajar como el modelo ideal dentro de la sociedad. Ese no es el punto.

Absolutamente todo el mundo puede disminuir su grasa corporal si decide cambiar la manera como hace las cosas. Aquellos que dicen que no pueden perder peso no es porque tienen una rara condición médica, es porque prefieren seguir comiendo y tomar cualquier cosa cuando quieren en cualquier cantidad sin hacer ejercicio. Tan simple como eso.

Muchos disfrutan la comida más que perder la grasa. Esto no los hace malas personas. Simplemente son sus prioridades, es lo que escogen. Es cierto que muchas veces va ser muy difícil perder la grasa corporal. Es como todo en la vida, unos la van a tener más fácil que otros.

Qué te quiero decir con todo esto? Tú eres el que escoge lo que quieres ser. Deja de culpar a la sociedad. Todos sabemos los beneficios en cuanto a salud de lo que representa hacer ejercicio y estar delgado. Entonces te pregunto: Qué estás esperando para empezar? Recuerda que no hay dos personas iguales, y tú eres el único que puede cambiar como luce tu cuerpo.

Relacionado: Consejo Para Los Novatos

CB_EN_300x250_Banner_ClenbutrolProduct10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *