Errores Que Cometí Con Mi Entrenamiento

Cuando empecé por primera vez a entrenar hice muchas cosas, tanto buenas como malas, pero las malas eran las que más sobresalían.

También puedo decir que hice muchas otras cosas buenas y trabajé duro y constante por muchos años. No fui dotado con el talento natural ni con la genética indicada, pero trataba de realizar las cosas de manera inteligente. Pero en toda esta travesía, me di cuenta que cometí muchos errores garrafales.

No me arrepiento de mis errores. Porque he aprendido que el arrepentimiento y la culpa eventualmente te consumirán. En vez de ello, me he convencido de que estos errores fueron parte del proceso, parte del camino que me llevó a donde estoy hoy.

Como dicen: “la experiencia es el mejor maestro”. Si tocas una olla caliente, te quemas. Si comienzas a salir con una prostituta, te conviertes en el padre de la criatura. Desafortunadamente, la experiencia requiere tiempo, y para serles honesto, es algo que no todos poseen. Tiempo? Qué eso? Es lo más preciado que un ser humano puede tener, pero por alguna loca razón el 99% de las personas lo desaprovecha.

No hay excusas para no saber o aprender todo acerca del mundo del “fitness” hoy en día. Cuando me refiero a “fitness”, hablo de dieta, entrenamiento, suplementación y todo lo que tiene que ver con este estilo de vida. Hay tanta información hoy en día disponible con un solo chasqueo de dedos. Levantadores experimentados, entrenadores de renombre y especialistas en diferentes ramas proveen de información en las redes e internet, que ya uno no tiene que pasar años y años entrenando cometiendo errores solo para progresar.

Ahora bien, uno de los errores más grandes que cometí fue la falta de balance con mi entrenamiento. A qué me refiero con esto? Siempre he recomendado y creo firmemente que un programa de entrenamiento debe tener tres cosas: fuerza, flexibilidad/movilidad y acondicionamiento físico. Esto independientemente de quien seas y de lo que quieras lograr o del deporte específico que practiques.

Dependiendo de tus metas específicas y tu nivel de experiencia, estas tres cosas pueden tener diferente énfasis. Cuando hablo de balance o equilibrio no significa que todo se le dé la misma importancia por igual. Más bien, el balance es asegurarse de que las cosas no caigan en tal grado que la negligencia obstaculice su progreso.

Por ejemplo, si tu meta principal es ganar mucha fuerza y músculo, entonces no necesitas horas y horas corriendo en el parque para lograrlo. Poniendo mi propio escenario, por muchos años descuide mi flexibilidad y movilidad, y hoy todavía estoy pagando el precio. Ojalá hubiera sabido esto hace una década atrás. Pero como dije anteriormente, la experiencia es el mejor maestro.

Para finalizar, quiero decirte que cometer errores es usualmente lo necesario en el proceso normal de aprendizaje. Pero pienso, y es mi opinión muy personal, que la mayoría de los errores que las personas cometen se dan por simples excusas en esta era de excelencia y de mucha información.

Quien quieras que seas, y lo que busques en tu propia travesía, te aconsejo que leas, observes, ajustes, preguntes y busques ayuda si no sabes. Ataca el problema con intención y resolución. Investiga y ejecuta. Actúa ahora!

Relacionado: Rutina Especial de Bíceps

CB_EN_300x300_Banner_DBalProduct14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *