LA SUPERVIVENCIA DEL MÁS FUERTE

La_supervivencia_del_mas_fuerte

Alguna vez te has preguntado cómo hacen los reclusos de algunas de las cárceles más peligrosas de Estados Unidos para ponerse musculosos, fuertes y delgados?

Detrás de las barras, uno se pone fuerte y grande o simplemente muere! El respeto que se gana cuando uno está encarcelado no tiene nada que ver con el físico de “modelo” o quien tiene los bíceps más grandes. Más que eso, en la prisión, uno busca construir un cuerpo que demuestre el poder del “macho alfa” y el verdadero valor de la masculinidad y virilidad.

Cuando estás dentro del sistema penal, lo primero que ven lo reclusos es el tamaño de tu cuello, trapecios, antebrazos y tu espalda, que son los lugares de tu cuerpo que demuestran que clase de guerrero eres y que armas tienes. Un verdadero soldado de la calle puede diferenciar entre los músculos de “apariencia” y un físico verdaderamente funcional y dominante.

Cuando estás adentro de la casa grande, todos están viendo y esperando, para saber quién es la presa y el depredador. El convicto promedio no está buscando un desafío, pero está rastreando a la presa fácil. Puede que quiera quitarte la vida o tu masculinidad.

La forma más fácil de prevenir que pase cualquiera de estas dos cosas es creando fuerza y músculo. Es parecido cuando un caballero se pone su armadura, monta su caballo y está listo para la batalla. Debes de crear una armadura física de la mejor calidad para demostrar que has preparado tu cuerpo para las realidades del combate sin reglas.

Tienes que tener presente que los matones, abusadores, “bullies” o como quieras llamarles, no solo se encuentran dentro de las cárceles, sino que pueden ser encontrados fácilmente dentro del mundo corporativo y en todo tu alrededor. Puede ser ese jefe pedante o ese compañero de trabajo que se cree la última maravilla. Sea quien sea, debes construir un verdadero poder funcional, así podrás detener a un posible acosador sexual o puedes poner de patas al aire a ese individuo que te molesta en solo un par de segundos.

Recuerda, entre más grande y fuerte, las probabilidades son de que menos personas se metan contigo. No importa si nunca has estado preso (y por favor trata de no estarlo nunca). Siempre tienes que estar listo para la batalla del mundo real y de la vida. Enfrenta todo con agresividad, muchas veces no va ser fácil, pero un verdadero soldado siempre va hacia adelante no importa los obstáculos y problemas que le presente la vida.

RELACIONADO:EL SECRETO DE LOS MÁS FUERTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *