La Importancia de la Nutrición para los Deportistas

La alimentación es el factor más importante para cualquier deportista, no importa la disciplina que practiquen. Los macronutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas) juegan un rol importante para el correcto funcionamiento del cuerpo y la recuperación del atleta. Los nutrientes en las comidas son esenciales para poder tener la energía necesaria en los entrenamientos y recuperarse como es debido, y al mismo tiempo sirven para poder progresar en nuestras metas de quema de grasa y construcción de masa muscular magra.

La nutrición balanceada es primordial a la hora de conseguir las vitaminas y minerales que los músculos y los tejidos blandos necesitan para que puedan responder frente a los entrenamientos intensos. Existen una serie de nutrientes básicos y esenciales como son los carbohidratos y los aminoácidos que se encuentran en las proteínas, pero el resto son igual de importantes y se les debe de prestar la debida atención.

El cuerpo humano asimila todos estos nutrientes a través de la digestión. El aparato digestivo tiene una importancia clave en este proceso de asimilación, ya que es a través de él que obtenemos todo lo que nos aportan los alimentos. Por ello es necesario que lo mantengamos en perfectas condiciones y en balance si queremos que nuestro cuerpo esté nutrido y dispuesto a responder frente a los diferentes tipos de entrenamientos y al estrés que le ponemos.

LA IMPORTANCIA DE LA FLORA INTESTINAL

Para conseguir esta absorción ideal, existen una serie de bacterias beneficiosas en el intestino conocidas como flora intestinal. Es a través de ellas que se produce la correcta asimilación de los nutrientes, así como la neutralización de las bacterias dañinas para el organismo que nos pueden afectar y comprometer la salud en general.

Por ello es necesario que cuidemos ante todo la flora, ya que de este modo nos garantizaremos una correcta asimilación de los alimentos y con ello tener el cuerpo listo en todo momento para la ejecución de cualquier actividad física. Una alimentación rica en fibras que eliminen las sustancias tóxicas del cuerpo es esencial a la hora de fortalecer la flora. Los vegetales, frutas y granos son ricos en fibra y debemos consumir al menos 20 gramos por día.

Además, podemos fortalecer la flora intestinal con la ingesta de bífidos activos que obtendremos a través de los lácteos fermentados como los yogures o el queso, que representan un refuerzo eficaz para la flora. También, podemos ingerir otras bebidas y comidas fermentadas como los pepinillos encurtidos, el kéfir y hasta suplementarse con enzimas digestivas.

Al final tienes que recordar que no importa la cantidad de ejercicio que hagas y la cantidad de buena comida que estés ingiriendo. Si tu cuerpo no es capaz de asimilar estos nutrientes, estás haciendo el trabajo por gusto. Cuida tu organismo para que tu cuerpo pueda funcionar perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *