Convierte Tu Dieta a una Anabólica

Cosas tan simples como ingerir mucha agua, comer carbohidratos complejos o comer antes de entrenar puede marcar la diferencia en cuanto a resultados óptimos se refiere.

Siempre lo he dicho: “la comida es altamente anabólica” y es un factor muy decisivo para construir músculos de calidad y para poder recuperarse adecuadamente. Sin embargo, muchas personas todavía cometen el mismo error de evitar la comida por miedo a engordar.

A continuación te voy a presenta tres reglas fáciles de seguir para transformar tu alimentación a una verdadera nutrición anabólica:

Regla 1: El agua es algo esencial.

Todos lo sabemos, pero sin embargo la gente sigue sin consumir la necesaria. Olvídate de eso de los 8 vasos diarios. Es algo tan obsoleto y sin fundamento. No consumir suficiente agua puede causar un mal desempeño en los entrenos y llevarnos a una deshidratación.

Debemos entender que estamos constituidos casi por completos de agua y que es necesaria para que el organismo funcione al 100%.

Por eso hay que darle prioridad al agua antes que a los suplementos. La mayoría de las personas están deshidratadas y no lo saben. Debes tomar mucha agua durante el día y sobre todo si te ejercitas al aire libre y si vives en una zona muy húmeda. Recuerda tomar agua aunque no tengas sed.

Regala 2: Ingiere carbohidratos complejos en vez de simples.

Los carbohidratos rápidos o simples son absorbidos muy rápidamente por el cuerpo, por lo que aumentan en gran medida la cantidad de glucosa en sangre. Esto provoca un aumento de la insulina para controlar los niveles de azúcar en sangre. Esto es algo bueno inmediatamente post-entrenamiento, pero algo no tan bueno durante el resto de las comidas que normalmente ingerimos.

Debes tener presente esto: en el momento en que el cuerpo no necesita más glucosa (carbohidratos) empieza a acumularse como grasa corporal. De consumir demasiados carbohidratos simples provocaría un aumento de grasa en nuestro organismo. Por eso que es indispensable consumir carbohidratos complejos en nuestras comidas principales, y dejar los carbohidratos simples para inmediatamente post-ejercicio. De esta forma la repartición de los nutrientes es efectiva para la recuperación muscular y se minimiza la acumulación de grasa.

Regla 3: Comer antes de entrenar.

Los nutrientes que ingieras antes de entrenar van afectar directamente tu entrenamiento. Mira tu cuerpo como si fuera un súper Ferrari. Una máquina de alto rendimiento que necesita el combustible vital para poder correr en una carrera. Sin combustible, simplemente no puede funcionar.

De nada sirve invertir cientos de dólares en suplementos alimenticios si no realizamos la comida más importante del día, que es la comida pre-entrenamiento. Si te tomas en serio el ejercicio físico (no importa cuál sea) debes de poner énfasis en este punto ya que es crucial.

Es de suma importancia hacer una buena comida unas dos horas antes de entrenar constituida por carbohidratos complejos y proteínas magras. Antes de entrenar se pueden utilizar suplementos como aminoácidos, creatina, proteína o pre-entrenos, pero siempre recordando la comida sólida dos horas antes de realizar la actividad física.

Puedes hacer esta prueba: si vas al gimnasio a las 6 p.m., ingiere tu almuerzo a las 12 medio día y no comas más nada y ve directo a entrenar. Dime como te va? Te aseguro que tu rendimiento no va a ser el mismo.

En conclusión, te puedo decir que estas tres reglas son esenciales, y aunque parezcan fáciles y básicas, pueden hacer una gran diferencia para mejorar tu rendimiento, y por ende, podrás alcanzar tus metas de una forma más fácil.

De Interés: El Mejor Suplemento: La Creatina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *