La Realidad de Tu Vida y Muerte

Cuando mueras, no te preocupes.

No te preocupes por tu cuerpo porque tus parientes cuidarán de lo que sea necesario.

Ellos:

Te van a quitar la ropa
Te van a lavar
Te van a vestir
Te van a sacar de tu casa.
Te van a llevar a tu nueva dirección…

Muchos vendrán a «despedirse» de ti en tu funeral. Algunos cancelarán sus compromisos y hasta faltarán al trabajo y compromisos a causa de tu entierro.
Aunque la mayoría de ellos nunca lo hicieron mientras estabas en vida.

Tus pertenencias, hasta aquellas cosas que no te gustaba prestar, serán quemadas, regaladas y encajetadas. Algunas cosas de un poco más valor, alguien hasta se quedará con ellas o tal vez las donarán:

Tus llaves
Tus libros
Tu celular
Tus maletas
Tus zapatos
Tu ropa…

Si tu familia es inteligente y solidaria, los donará para alguien que realmente los necesite.

Y ten por seguro que:
El mundo no se detendrá para llorar por ti.

La economía continuará.

En tu trabajo, serás reemplazado de una vez por otra persona con las mismas capacidades, o mejores que tú. Asumirá tu puesto.

Tus «bienes», irán a sus herederos.

Considerando que seguirá siendo: citado, juzgado, cuestionado…
Sobre todas las pequeñas y grandes acciones en vida.

Habrá 3 tipos de «luto» sobre ti:

Las personas que te conocían solo por el valor de la cara, dirán
Pobre hombre (mujer)…

Tus amigos van a llorar por días, o al máximo horas, pero luego regresarán a la risa normal cotidiana.

Esos «amigos» que te fomentaban a pecar van a olvidarte de ti más rápido.

Tus animales serán donados, se irán con sus nuevos dueños, y a las pocas semanas tu recuerdo será borrado.

Tus fotos:
«por algún tiempo» quedarán colgadas en una pared, o en algún mueble o en el muro de facebook de un amigo o conocido. Pero pronto serán guardadas, olvidadas, en cajas, o en el fondo de un cajón.

Tú sofá, mesa, o silla preferidos, ciertamente serán donadas.
O… quemados…o regalados.

El dolor «profundo» en tu casa durará una semana, dos,
Un mes, dos…
Y después de eso tu familia te va a añadir
A sus recuerdos.

Y entonces, tu historia aquí, terminó…

Terminó para este mundo físico…

Terminó para este mundo, entre la gente.
Pero tu historia con tu nueva realidad, comienza.
Y esa realidad es la vida (después de la muerte).

Y estas cosas se quedarán atrás:
Cuerpo
Belleza
Apariencia
Apellido
Comodidad
Crédito
Estado
Posición
Cuenta Bancaria
Casa
Coche
Profesión
Carrera
Títulos
Diplomas
Medallas
Trofeos
Amigos
Lugares
Cónyuge
Familia…

Y allí, del otro lado, ninguna de estas cosas te hará falta o tendrá valor alguno, de nada te servirá.

Por esto cuida:
De tu espíritu.
Todo lo demás, aquí se quedará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *