ENTRENAMIENTO Y MANEJO DEL ESTRÉS

plateau_scr_3

Creo que todos alguna vez hemos estado en más de una situación que nos agota emocionalmente, físicamente y mentalmente. Puede ser resultado del trabajo, un divorcio, funeral, cuentas por pagar, depresión, conflictos en una relación, etc.

Lo que trato de hacer siempre cuando aparece ese momento no deseado, es asegurarme que mi entrenamiento forme parte de mi vida, incluso solo para sentirme que estoy en control de algo.

Algo que he aprendido a través de los años y es una lección muy importante que puedo compartir, es que cuando las cosas se salen de control en la vida, “hay que mantener las cosas que uno puede controlar, controlable”. Es así de simple. Esto sirve para que no te vuelvas loco.

Otra cosa que hago cuando llegan esos tiempos de tormenta, es que mantengo mi entrenamiento de forma efectiva. En otras palabras, algo que yo llamo: entrenamiento básico y letal. Ejercicios compuestos y un par de ejercicios corporales y listo. No me complico con una rutina extensa ni con cientos de ejercicios funcionales.

Por ejemplo, si estoy completamente agotado y exhausto ese día, lo que hago es que escojo un ejercicio (sentadilla, peso muerto, pres, etc.) y pongo una meta en cuanto a repeticiones, series y peso a utilizar. Una vez que logro la meta y la alcanzo, mi entrenamiento ha finalizado. Entré con un propósito al gimnasio, y salí cumpliéndolo.

Esto es algo que todavía hago cuando la vida comienza a tornarse un poco gris, y me ayuda a enfocarme en algo que es importante para mí.

Recuerda esto: entrena con un propósito, entrena para un desafío que puedas alcanzar. El entrenamiento para nada te sirve de nada. Hoy en día veo a muchas personas estresadas en el gimnasio que realmente pierden el tiempo haciendo 10 ejercicios diferentes. Yo no pierdo mi tiempo. Entreno fuerte lo más rápido que puedo y no desperdicio ningún segundo. Todos tenemos 24 horas al día y hacemos lo mejor con ellas.

Al final todo se reduce a esto: cuando sientas que tengas un gran peso sobre tus hombros y espalda, trata de hacer las cosas que realmente disfrutas y amas. También trata de mantener tu motivación lo más alto posible y no te angusties por lo que no puedes controlar.

Ponte metas en tu entrenamiento y sigue hacia adelante. Esto te ayudará en tu actitud y a tener éxito. Pero por favor no te martirices ni te vuelvas una víctima del llanto y las debilidades mentalmente impuestas. No pierdas tu tiempo de rodillas. Levántate y consigue la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *