El Arte Perdido de Entrenar Fuerte

Desde que apareció el sistema CrossFit, y más personas se involucraron con el ejercicio físico, también más lesiones surgieron a luz pública. Esto no tiene nada que ver con el sistema de entrenamiento en sí, sino más bien por la mala técnica de ejecución de los movimientos y ejercicios por parte del practicante, y por algunos entrenadores personales o “coaches” que realmente no saben absolutamente nada de los principios básicos de la fisiología del ejercicio.

A raíz de estas lesiones, comenzaron a surgir muchos ejercicios correctivos, ejercicios de movilidad corporal, ejercicios de rehabilitación y pre-habilitacion, etc., lo cual es totalmente excelente. Estos ejercicios son de increíble ayuda y les han servido a muchas personas para salir del dolor y ayudarlos a moverse mejor.

El problema es que muchos “coaches” o entrenadores han tomado la idea de estos ejercicios correctivos y de movilidad a otro nivel, y de repente, ves a la mayoría de las personas entrenando con estos ejercicios de rehabilitación y de corrección. Para mencionar un ejemplo, mira tú cuenta de Instagram y sabrás lo que hablo. Las personas copian todo lo que ven, pero no analizan la profundidad real del asunto.

Además, para que las personas dejen de sentir dolor, estén sanos, se sientan mejor, se muevan mejor y se vean mejor, es necesario que se genere suficiente estrés durante una sesión de entrenamiento para crear un estímulo y provocar un efecto verdadero de entrenamiento.

La realidad es que si te pasas 40 minutos de tu rutina de entrenamiento o “wod” haciendo estos ejercicios de rehabilitación, nunca vas a obtener los resultados que estás buscando, y las probabilidades es que tampoco te vas a sentir mejor, porque no estás entrenando de manera óptima.

Por experiencia propia, te puedo decir que la mejor manera de corregir todos los problemas de movilidad y de lesiones de las personas, es en primera instancia diseñar un buen programa de entrenamiento usando los ejercicios compuestos básicos a través de rango de movimiento completo. Esto debe ser establecido desde el día número uno en que empiezas a entrenar, y es aquí donde entra la experiencia de un buen preparador físico.

Una vez tengas esto establecido es cuando los ejercicios correctivos se añaden a la rutina, pero no deben ser absolutamente la parte primordial del programa de entrenamiento. Los ejercicios compuestos básicos lo deben ser.

Al desarrollar fuerza en los patrones fundamentales de movimiento humano (sentadilla, doblar cadera, empujar, jalar y cargar), desarrollarás estabilidad, movilidad, fuerza, músculo e incluso un efecto de entrenamiento cardiovascular que le va a servir a cualquier persona o atleta de cualquier rama deportiva.

Esto no quiere decir que absolutamente todas las personas van a entrenar de la misma manera. Pero si estos ejercicios son entrenados de forma eficiente e inteligente y se aplica el principio básico de la sobrecarga progresiva, entonces las personas comenzarán a ver resultados eficaces en cuanto a sentirse mejor, moverse mejor, verse mejor, con una mejor salud, menos dolor y con un rendimiento mucho mayor.

La realidad es que si quieres ver cambios en tu cuerpo o mejorar tu salud debes de trabajar muy duro y fuerte, pero no solamente trabajando duro logrará tus metas, tienes que trabajar inteligentemente. Crea estrés para tus músculos, pero no demasiado, ni tampoco muy poco. Debe haber un balance y esto solo lo entenderás con el entrenamiento constante y la experiencia que vayas ganando. Y esto mis amigos y amigas, toma mucho tiempo en saberlo.

Ahora bien, no estoy sugiriendo que empieces a hacer estupideces y te destruyas cada vez que vas al gimnasio o a tu clase de CrossFit. Lo que estoy diciendo es que muchas personas nuevas en este juego y entrenadores están saliendo de la escuela con todo el conocimiento y la información, pero sin ninguna experiencia práctica de saber realmente cómo empujarse fuerte en el gimnasio y poder recuperarse adecuadamente.

Tienes que saber manejar el estrés producido por el entrenamiento. Demasiado de esto te conducirá al sobre entrenamiento, y si haces muy poco, no se producirá ninguna adaptación. Necesitas la cantidad justa para que el cuerpo se adapte, crezca y se fortalezca, y creo que la única forma de entenderlo es meterse en las trincheras bajo el hierro y hacer el maldito trabajo de forma constante e inteligente.

Y para los entrenadores personales, recuerden que las personas con las que trabajan, ya sean deportistas o clientes de la población en general, quieren verse mejor, sentirse mejor, tener un mejor desempeño y vivir más saludable. Nuestro trabajo es ayudarles a alcanzar esos objetivos. Lo último que quiero que hagas después de leer este artículo es darles una paliza a muerte con un entrenamiento sin sentido. Eso está lejos de mi propósito con este artículo.

Lo importante que quiero que tengas en mente es la importancia de saber la diferencia entre trabajar demasiado duro, no trabajar lo suficiente y enfatizar el cuerpo lo suficiente como para que pueda ocurrir la adaptación al ejercicio.

Aplica ejercicios correctivos y trabajo de movilidad, diseña programas de entrenamiento bien estructurados dependiendo de la meta de cada individuo y siempre recuerda la regla dorada: “no causar daño”. Pero ten presente que tus clientes quieren resultados y necesitan los resultados. Y para que puedan ver este progreso que desean, debes introducir la cantidad necesaria de estrés en su programa de entrenamiento.

En conclusión, espero que este artículo te ayude a crecer como entrenador y te abra la mente para que no caigas en lo absurdo y en las modas, y comprendas el balance entre la falta de esfuerzo, el estrés necesario que hay que poner y los resultados que se logran cuando haces las cosas bien.

Relacionado: 4 Principios Fundamentales del Entrenamiento

CB_EN_250x300_USABanner_Cutting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *