Devuelta al Entrenamiento Físico

A más de una persona le ha pasado que han tenido que dejar de hacer ejercicio por determinadas razones. Una lesión, cambio de trabajo, el matrimonio, los niños o simplemente porque perdieron la motivación de realizar ejercicio físico.

Hay muchos factores y complicaciones de la vida que hacen que perdamos la costumbre y el interés de hacer ejercicio todos los días y nos cueste volver a empezar nuevamente, pero tienes que buscar la motivación de alguna forma y seguir hacia adelante, no importa los problemas que tengas, o lo complicado y ocupado que sea tu vida o tu edad. Siempre hay una forma de realizar ejercicio.

A continuación te voy a presentar mis 6 consejos que puedes aplicar a tu vida para volver de una vez por todas a las actividades físicas:

1. Si te aburres, simplemente cambia la rutina. Si haces siempre lo mismo todos los días es posible que hayas dejado de entrenar por aburrimiento. Trata de cambiar tu tipo de entrenamiento. Por ejemplo, experimenta con entrenamiento de fuerza o solo de ejercicios corporales o puedes ingresar a una clase de CrossFit y probar otros métodos de entrenamiento. Esto hará que salgas de la rutina y te motivará para volver a entrenar. Cuando el cuerpo tiene que adaptarse a una nueva actividad o ejercicio, se queman más calorías y vuelves a entrar en ritmo.

2. Si has estado mucho tiempo sin moverte, vuelve a lo conocido. Aquí pasa lo contrario, cuando llevas 2 años o más sin moverte, es más cómodo si empiezas a entrenar algo que ya conoces. Los músculos tienen memoria, y te costará menos ponerte en forma con un ejercicio que ya has dominado antes, tendrás menos problemas y avanzarás rápidamente hasta llegar a tener más condición física.

3. Realiza ejercicios con un grupo de amigos. Los estudios demuestran que las personas en grupo tienen más probabilidades de funcionar. Los seres humanos son entes sociables por naturaleza y muchas veces la mayoría de las personas necesitan esa ayuda extra de motivación por parte de un grupo de amigos para poder empezar a realizar ejercicios. Es la forma más básica de motivación.

4. Entrena con tu música preferida. Ahora puedes hasta nadar con audífonos y la música hace que vayas con más motivación y te aburras menos. Incluso puedes hacerte listas para cambios de ritmo, intensidades, niveles, por tiempo, etc. Para mí, no hay nada como el “rock n’ roll” para elevar mi concentración y las ganas de entrenar.

5. Prueba una nueva actividad física cada vez que puedas. Todos tenemos un deporte favorito pero aprender cosas nuevas nos mantiene jóvenes. Si lo tuyo es el gimnasio, es fácil apuntarte a actividades nuevas completamente diferentes. Puede ser boxeo, SUP, bicicleta, triatlón, etc. Verás como no sólo aprendes algo nuevo de tu cuerpo, también tu mente se expande y conoces a otras personas activas con las que puedes compartir nuevas experiencias deportivas.

6. Recupera la infancia con los deportes de equipo. Las ligas de fútbol, los partidos de baloncesto, el tennis, etc. te motivan a ponerte en forma, nada mejor que trabajar para conseguir algo en grupo, y si es con un grupo de amigos del trabajo o de la infancia, mucho mejor.

Así que ya sabes, deja las excusas a un lado y empieza a realizar ejercicios nuevamente, los beneficios para el cuerpo, mente y espíritu son muchos.

Relacionado: 22 Excusas Para No Hacer Ejercicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *