6 Señales y Comportamientos de un Comedor Emocional

Para muchas personas, la comida está estrechamente relacionada con las emociones. Se usa para celebrar, llorar y entretener. De hecho, más personas están sufriendo de un trastorno emocional de la alimentación, también conocido como trastorno emotivo por comer.

En general, un trastorno de la alimentación emotivo es un hábito en el que una persona recurre a la comida por eso, por simple “comodidad”. Puede comer cuando se siente feliz, triste, solo o con alguna otra emoción que su cuerpo sienta la necesidad de complementar con alimentos. Si bien es extremadamente común, comer emocionalmente tiene un tremendo potencial para impactar negativamente la salud de una persona.

A continuación te voy a presentar 6 comportamientos que están ligados a un comedor emocional:

1. Si comes cuando estás estresado, eso significa que eres un comedor emocional.

Si te encuentras en busca mentalmente de comida cuando tienes trabajo, estudios o exámenes, puedes terminar por tomar un refrigerio de manera subconsciente solo para mantenerte ocupado, y de alguna manera distraerte o consolarte, mientras trabaja.

2. Si comes cuando tienes una emoción fuerte, eso significa que eres un comedor emocional.

¿Alguna vez fuiste a la cocina cuando de repente te sentiste ansioso, cansado, aburrido, vacío, solo, decepcionado, molesto, enojado, o incluso feliz o aliviado? Si es así, estás usando los alimentos para complementar tus sentimientos.

3. Si comes cuando te sientes abatido o desmotivado, eso significa que eres un comedor emocional.

Comerse un tazón completo de helado o una rebanada grande de dulce en un esfuerzo por consolarse o buscar consuelo en sus sentimientos no es un buen hábito y puede llevarte a comer en exceso rápidamente.

4. Si no puedes evitar comer, eso significa que eres un comedor emocional.

Si te has encontrado yendo a la cocina y comiendo de todas maneras, incluso si ya sabes que no estás realmente hambriento, eso significa que estás comiendo solo por tus emociones y no por tu cuerpo físico.

5. Si piensas en comer incluso cuando no tienes hambre, eso significa que eres un comedor emocional.

Digamos que puedes controlarte y no ceder a las ganas de comer cuando no tienes hambre. Aun así, cuando los alimentos vienen a la mente en momentos en los que uno está legítimamente lleno, es una señal de que eres es un comedor emocional.

6. Si tienes antojos de comida al azar, eso significa que eres un comedor emocional.

Estos antojos pueden ser completamente aleatorios y se deben al aburrimiento, depresión o pueden estar relacionados con un proceso de pensamiento o sensación que uno experimentó sin darse cuenta realmente. Por ejemplo, uno podría comenzar a desear pastel de limón una vez que se dé cuenta de que no tiene nada que hacer por un tiempo.

Estos no son todos los signos de comportamiento asociados con la alimentación emocional, pero si experimentas alguno de estos, es probable que seas un comedor emocional y eso es algo que vale la pena abordar.

Estén pendientes para el próximo artículo donde voy a mencionar algunas técnicas anti-estrés que te van ayudar para que no comas en exceso emocionalmente.

Relacionado: No Comas Carbohidratos con Cada Comida?

CB_EN_250x250_Banner_FemaleFriendly1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *