Tip # 226: Persigue Una Meta y Atácala Con Todas Tus Fuerzas

Para poder alcanzar tus metas en cuanto a un entrenamiento productivo, debes cambiar la forma como piensas, específicamente cuando llegas a construir una base sólida de fuerza y a medida que envejeces. Siempre lo he dicho, no es lo mismo entrenar a los 25 años de edad que a los 40 o más. Necesitas metas específicas para poder seguir progresando a medida que ganas más experiencia con los años.

Cuando uno empieza por primera vez en el gimnasio, lo único que se requiere es asistir todos los días y hacer un programa de entrenamiento de fuerza tipo estándar. Uno es joven y tiene toda la fuerza, ganas y tiempo para poder entrenar. Si eres inteligente y no haces nada demasiado estúpido, vas ir avanzando poco a poco. Esa es la regla general y funciona para casi todos los primerizos en el gimnasio.

Pero una vez que hayas alcanzado niveles de fuerza más notables, eventualmente tu progreso se detendrá en seco (se va a estancar), especialmente si has alcanzado un peso corporal con el que te siente cómodo y ya no quieres aumentar de peso por miedo de acumular grasa corporal excesiva.

Una vez que hayas construido una buena base de fuerza, los objetivos y metas más ambiciosos requerirán un enfoque similar al de un láser, o un enfoque realmente preciso, lo que significa que otras cosas tendrán que dejarse en un segundo plano por un tiempo. Los levantadores más avanzados comienzan a tener problemas cuando intentan priorizar demasiadas cosas a la vez.

En el mejor de los casos, es una receta para no alcanzar tus objetivos, pero también es una receta para crear lesiones en tu cuerpo por uso repetitivo de ciertos patrones y movimientos, porque, por más fuerte que seas, el cuerpo solo puede asimilar algunas cosas a la vez. Tus tendones, ligamentos y tejidos blandos no lo pueden hacer por siempre de manera intensa.

Una mejor estrategia es atacar un objetivo con todas tus fuerzas a la vez y perseguirlo sin piedad durante 3-5 semanas antes de retroceder y adoptar un programa más equilibrado durante 8-10 semanas antes de perseguir otro objetivo o meta. Ese objetivo puede ser mejorar cierto levantamiento o resaltar una parte del cuerpo en particular. Este tiene que ser el enfoque principal de tu programa y deja todo lo que no te sirve fuera de la ecuación. No tienes que dejar de entrenar todo lo demás, simplemente retrocede un poco, y establece una meta concisa de algo que quieres lograr y mejorar.

Como un ejemplo extremo, en el confinamiento de la supuesta pandemia del coivid-19 en el año 2020, comencé a realizar dominadas o suspensiones en mi barra casera casi todos los días. No hasta el cansancio ni de forma intensa, pero de forma regular. A lo largo de tres meses mi endurance muscular y fuerza aumentó significativamente en este ejercicio, pero luego mis codos y hombros comenzaron a molestarme un poco, por lo cual decidí parar completamente y adoptar un programa regular con mis pesas caseras.

Este año 2021 me propuse una meta nueva algo diferente. Decidí que al terminar cada sesión de entrenamiento iba a realizar planchas estáticas para mis abdominales (planks) por unas cuantas series de 1-2 minutos. Escogí este ejercicio en particular, ya que la verdad nunca me gustó hacerlo y practicarlo. Para mi asombro, descubrí que estaba realmente débil en este ejercicio, pero después de un tiempo de realizarlo, sentí una mejoría tremenda en mi espalda baja y cuando realizaba una sentadilla me sentía con más estabilidad y fuerza en todo mi cuerpo. Todavía las continúo haciendo, no todos los días, pero cada vez que puedo.

Te quiero decir que si llegas a experimentar un estancamiento con tu entrenamiento y ves que no tienes progreso o te sientes algo aburrido de lo mismo, tratar de crear una estrategia y meta nueva que puedes alcanzar y atácala con todas tus fuerza. Puede ser, incrementar tu fuerza en el pres inclinado con barra, mejorar tus estiramientos o correr una milla en menos de 5 minutos. Lo importante es tener un objetivo y atacarlo de forma intensa para mejorarlo. Ahí yace el secreto de tener una meta en el entrenamiento y lograr resultados verdaderos.

Relacionado: Dale Salud a Tus Músculos de la Espalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *