La Realidad de las Barras de Energía

Los seres humanos estamos expuestos al bombardeo constante de los suplementos nutricionales, barras de energía y bebidas energéticas.  Pero la realidad es que hay mucha confusión de lo que realmente estas barras son y cuándo se deben de comer.

Las barras de energía, los geles, gomitas y otros productos de “endurance” caen dentro de la clasificación de la nutrición deportiva como productos diseñados específicamente para ayudarnos a trabajar continuamente y desenvolvernos a una mayor intensidad durante un período prolongado de tiempo.  Estas barras están compuestas en su mayoría por carbohidratos, con cantidades mínimas de proteínas y grasas.  Mientras que los geles y las gomitas son usualmente puros carbohidratos.  Todos estos suplementos de “endurance” son formas de azúcares de rápida digestión que nos proveen con energía inmediata.  Las mismas están diseñadas para trabajar con nuestro sistema de energía y específicamente ayudan al sistema aeróbico.

Nuestros cuerpos tienen depósitos limitados para los carbohidratos, los cuales son almacenados como glucógeno.  El cuerpo humano es capaz de retener casi 2,000 calorías de glucógeno.  Estos mismos van a ser almacenados en tres lugares: nuestro torrente sanguíneo (azúcar en la sangre), en los músculos y en el hígado.  Casi 400 gramos pueden depositarse en los músculos y 100 gramos en el hígado, con una mínima cantidad en el torrente sanguíneo.  A medida que nuestros músculos agotan su glucógeno, el hígado libera sus depósitos que se ponen a disposición de los músculos para quemar.

Entonces nos preguntamos cuándo debemos consumir estos productos energéticos para sacarles el mayor provecho?  Si tienes las condiciones óptimas y tus niveles de depósitos cerca del 100%, tienes la energía necesaria para casi 20 millas de carrera pedestre o algunas horas para ejercicios de intensidad moderada.  Comiendo alguna versión de estos suplementos alimenticios para “endurance”, te van a dar el azúcar adicional para quemar, y así poder continuar operando al mismo nivel de intensidad.

Por otra parte, si no te suplementas con comida, vas a tener que utilizar tu habilidad de quemar grasa como energía, pero este proceso trabaja más lentamente y te va a forzar a que disminuyas tu intensidad.

Los suplementos de energía también pueden ser utilizados para ejercicios de alta intensidad o sesiones de entrenamiento cortas.  Por ejemplo, si almorzaste algo leve, podrías necesitar algo de combustible antes de tu entrenamiento.  Esta es una hora apropiada para consumir estas barras.

Estos productos no deben consumirse como merienda o “snack” durante el día.  Tampoco deben de sustituir a la comida.  Deben ser usados específicamente para la nutrición deportiva de resistencia y cuando uno vas a hacer ejercicios.  Si consumes estos suplementos como merienda, no te van a ser daño, pero tienes que saber que estás obteniendo una nutrición sub-óptima y estás gastando tu dinero.  Es mucho mejor ingerir comida normal y utilizar estos productos cuando vayas a realizar actividades deportivas fuertes.

Al aprender a conocer y manejar tu cuerpo con comida, vas a poder lograr un estado de salud y de rendimiento a largo plazo. Acuérdate que la comida debe ser la base de tu nutrición y la suplementación debe ser usada sólo cuando es necesario, de manera que puedas mejorar tu desempeño.

Te sentirás mucho mejor cuando te tomes el tiempo para organizar tu dieta.  No te dejes engañar y conoce la verdad detrás de los productos antes de consumirlos.  Recuerda que las barras de energías son azúcares diseñados para que sean fáciles de comer y para mejorar el rendimiento.  Absolutamente no son bocados, meriendas, ni “snacks”!

CB_EN_300x250_Banner_ClenbutrolProduct10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *