4 Lecciones de Fuerza Para Poder Ganar

1. “Un levantador serio debe elevar sus límites mentales y emocionales, o no levantará su propio peso”.

Esto es un simple recordatorio de que la fuerza y el acondicionamiento físico son más que levantar pesas. Cuando hablamos de entrenamiento, todos los puntos débiles de uno se resumen en tres cosas: problemas físicos, problemas técnicos y problemas mentales. La mayoría piensa que sus problemas son físicos, cuando en realidad, muchas veces son problemas emocionales. Muchas personas le temen a elevar los pesos, o tienen estándares muy bajos, o simplemente no se rodean de las personas que los puedan ayudar de verdad. El ego aparece en el camino y es una receta para el desastre. Recuerda que tu actitud y la forma de pensar es lo que te ayudará a seguir por el largo camino que hay que recorrer.

2. “Si corres con el cojo, desarrollarás cojera”.

Las excusas son como los imbéciles. También es algo contagioso. Si te rodeas de personas negativas o con aquellos que tienen miedo de entrenar de verdad, que no quieren ir más allá de sus límites o que los gobierna el miedo, entonces pronto terminarás como ellos. Recuerdas que eres la suma promedio de las cinco personas con las cual más te rodeas.

3. «Hay dos tipos de personas en este mundo: hay depredadores y hay presas».

Esto se resume de la siguiente manera: o luchas y trabajas por lo que quieres o simplemente no lo haces. No se trata de cuanto te esfuerzas, cuantas horas trabajas, la cantidad de tiempo que pones o si crees que has pagado tus deudas. Se trata de lo que haces y lo que has logrado. Ejecutar requiere trabajo duro y si no estás dispuesto a realizarlo, alguien más lo hará.

4. “Para ganar, tendrás que pasar por el infierno”.

No es tan fácil como la gente se tiende a imaginar. Es más, las personas no tienen ni la más mínima idea. En la búsqueda de algo, siempre hay más adversidad que prosperidad. Me encantaría sentarme aquí y escribirle acerca de toda la mierda que me ha pasado y que vivo diariamente, pero hay otros que han pasado mucho más que yo. No tiene sentido sentir lástima con uno mismo. A nadie le importa, y no cambia el hecho de que tienes que seguir haciendo el trabajo. Es muy fácil rendirse. Todo el mundo quiere que renuncies, así las personas se sienten mejor con ellos mismos. Cuando los tiempos difíciles aparecen, lo normal es querer rendirse. NO LO HAGAS. Eso es porque la oscuridad terminará y querrás estar allí para ver que hay al otro lado del infierno.

De Interés: No Búsques el Camino Fácil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *