La Cruda Realidad del Entrenamiento Hoy en Día

Lo novedoso muchas veces es algo bueno, pero los levantadores modernos muchas veces creen y utilizan lo “novedoso”, pero evitan el trabajo duro.

Para realmente construir fuerza y músculo, uno debe volver a lo básico con el entrenamiento, alimentación y suplementación. Ejercicios compuestos en el rango de 5-15 repeticiones por serie, comida casera básica y suplementos alimenticios como creatina, omega-3, aminoácidos y un buen batido de proteína.

Por ejemplo, la explosión de la imagen de la mujer fuerte en el presente se da gracias al CrossFit. Esto les permitió explorar entrenamientos legítimos con ejercicios que realmente sirven. Antes no habían tantas mujeres fuertes, o eran muy pocas. Hoy en día abundan por todos lados y la tendencia está creciendo. Las mujeres ya dejaron de ser la imagen “débil” a la hora de entrenar.

Hay dos aspectos muy importantes cuando se quiere lograr un entrenamiento efectivo:

1. Debes trabajar realmente duro.
2. Tu entrenamiento debe continuar siendo más difícil con el pasar del tiempo.

Esto es algo que hay que tener presente. La realidad es que siempre hay que trabajar duro, pero las personas se resisten a ello, y el cerebro humano es tan poderoso en convencerte de que hay una opción más fácil para lograrlo. Pero es una mentira muy grande. Hay que trabajar realmente duro con inteligencia y ser disciplinado en el acto.

Cuando hablamos de levantar pesas (no importa el método utilizado), los ejercicios novedosos y los nuevos métodos de entrenamientos son muchas veces sustituidos por el trabajo duro. Y lo que hace que este fenómeno sea tan insidioso es que “lo nuevo” realmente es bueno muchas veces.

Mientras que lo novedoso muchas veces es algo positivo, en el mundo del fitness y del entrenamiento de resistencia, es más como una estrategia del subconsciente que te aparta del trabajo duro que hay que realizar.

Estas herramientas novedosas que confunden, pero que no se limitan en un orden en específico son:

• Ejercicios de posturas y correctivos
• Pre-calentamientos demasiados elaborados
• Masajes auto inducidos.
• Movimientos que imitan a los animales (animal flow)
• Exceso de tiempo y energía en trabajo de movilidad
• Enfoque en la zona media del cuerpo (core)
• Entrenamiento de estabilidad en bolas de plásticos
• Bandas elásticas y sogas
• Máscaras que simulan entrenar en altitud
• Saltos pliométricos y muchas otras cosas más

Todo esto que te acabo de mencionar no es malo, si se usa con inteligencia pueden ser muy útiles. No quiero confundirte ni que pierdas el punto de lo que trato de explicar en este artículo. Estas herramientas y las nuevas tecnologías no son buenas ni malas en sí mismas. En cambio, tienen un grado relativo de utilidad frente al contexto de las metas específicas de cada persona.

Estoy asumiendo que tus metas son las de ser más fuerte y con más músculos que el ciudadano promedio. Por otro lado, si necesitas terapia física, entrenamiento de baile, agilidad, movilidad o hasta seguidores de redes sociales, entonces este artículo no es para ti. Pero si realmente quieres ser mejor que el promedio con tu entrenamiento y de la forma más eficiente posible, entonces necesitas volver a lo básico.

Si quieres saber que significa entrenamiento a lo básico, entonces visita el siguiente enlace para que tengas una idea más clara:

Entrenamiento Básico: Volver al Pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *