El Secreto de la Glándula Pineal

La glándula pineal, también conocida como cuerpo pineal, conarium o epífisis cerebral, es una pequeña glándula endocrina que se encuentra en el cerebro de los vertebrados. Su forma se asemeja a un pequeño cono de pino (de ahí su nombre), y está ubicada en el epitálamo cerca del centro del cerebro, entre los dos hemisferios, metida en un surco donde las dos mitades del tálamo se unen.

La glándula pineal es uno de los mayores secretos que se nos han ocultado. El secreto no es que la glándula exista, el secreto es su función. A los estudiantes de medicina se les dice que es un órgano en desuso, pero no es así. La glándula pineal es lo que se conoce en muchas culturas orientales como el tercer ojo, es el órgano a través del cual soñamos e imaginamos, y una vez que está activada también es el órgano que nos conecta a otras dimensiones de la realidad, o sea: nos permite ver seres de otras dimensiones además de permitirnos hacer viajes astrales (dejar nuestro cuerpo físico para viajar con nuestro cuerpo etéreo), desarrollar habilidades psíquicas como la clarividencia o telepatía y hasta la posibilidad de hacer viajes en el tiempo.

No es difícil saber por qué razón es un secreto, la respuesta está en la Iglesia. ¿Cómo ha subsistido la iglesia? Siendo el monopolio de la religión: ir a misa es el único modo que nos han mostrado para conectarnos con el plano Divino y espiritual, pero en realidad el Templo para llegar a la conexión Divina está dentro de cada uno de nosotros.

La piña o glándula pineal tiene varios significados. Por ejemplo, para la religión católica, significa el Poder de Dios, para la masonería, la visión del Cíclope, dentro de la tradición egipcia se le conoce como el ojo de Horus, además en geometría sagrada podemos ver que el ojo de Horus se corresponde de forma exacta con todas las estructuras del cerebro, y en el mundo asiático como el tercer ojo o centro de la clarividencia y la intuición. En terminología iniciática se le conoce como “La puerta del paraíso” y aun el filósofo francés, Descartes, propuso que la glándula pineal era aquello que conectaba el cuerpo con el alma, o que la contenía. Lo definió como “El asiento del alma”. Su propuesta surge debido a que la glándula pineal no está duplicada bilateralmente en el cuerpo, y además creía (erróneamente) que era exclusivo de los seres humanos.

La melatonina hormona producida por la glándula pineal cuya deficiencia se produce por insomnio y depresión, está presente en algunos alimentos como avena, maíz, tomates, patatas, nueces, arroz y cerezas. En los templos antiguos de los sumerios y babilonios se tenía la adoración a la pineal e incluso en el vaticano podemos ver un monumento que tienen en forma de piña o pineal, también la portan los papas, y en las paredes de las pirámides se encuentran en los jeroglíficos.

La pineal secreta una sustancia llamada DMT (dimetiltriptamina) conocida también como la molécula espiritual que curiosamente se libera en la fase de movimiento ocular rápido, es decir cuando estamos soñando, es responsable de la visualización de imágenes en los sueños . Cuando no hay luz, la glándula pineal produce melatonina a partir de la serotonina. Esto está bien documentado por los científicos, sin embargo, la verdadera función con la conexión mística y oculta, solo está revelada para algunos cuantos que buscan la verdad.

La pineal o epífisis está relacionada con la regulación de los ciclos de vigilia y sueño y sirve para contrarrestar los efectos del síndrome de diferencia de zonas horarias (jet lag). La DMT es tan potente que puede llevar la consciencia del hombre a través de viajes en el tiempo y las dimensiones. En el estado inmediato antes de la muerte, se produce gran cantidad de DMT, por eso se le atribuye la capacidad de ingresar la consciencia en dimensiones superiores y lograr estados místicos o inter-dimensionales. Es el alucinógeno o enteogénico más potente que se encuentra en la naturaleza, en todas las plantas y animales (en mayor o menor concentración), tiene profundos efectos en la conciencia.

Muchos chamanes de diferentes tribus indígenas conocen las plantas y su poder, así como el secreto de la DMT y lo que puede hacer en la mente humana. La alucinación producida por el consumo de ciertas plantas y hongos conduce por un viaje a través del subconsciente y se accede a lo que se conoce como los registros akáshicos (el historial de nuestras vidas) por eso cada experiencia es única y personal. No hay que experimentar con estas plantas de forma recreacional, ya que podría llevarte a pasar una muy mala experiencia y trauma si no estás preparado o si no eres guiado adecuadamente.

A muchas personas con problemas de adicción severa a opiáceos y con ciertos traumas y enfermedades mentales, se les ha tratado con ciertos psicodélicos controlados, y muchas personas han presentado mejorías impresionantes. Claro está, que todo esto es bajo la supervisión médica de expertos en el uso de este tipo de sustancias.

También se dice que además de regular aspectos asociados al día-noche, como la temperatura corporal, y de las estaciones del año, como ciclos hormonales relacionados con la reproducción, la melatonina es un poderoso antioxidante, que protege a las células frente al daño causado por los radicales libres, inhibe la síntesis de ADN en determinadas células tumorales y la muerte celular (apoptosis) en el timo, glándula encargada de las defensas. Sus niveles de producción disminuirían con la edad. Por lo tanto, tendría propiedades antienvejecimiento y anticancerígenas.

Relacionado: Lecciones Fuertes Para Todos Los Días

PNP_Rise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *