Beneficios Para la Salud de la N-Acetilcisteína o NAC

La N-acetilcisteína (NAC) es una forma acetilada del aminoácido cisteína. Presenta una gran capacidad antioxidante gracias a que contiene un grupo tiol (-SH). Esta forma de cisteína es muy estable y se utiliza para reducir el estrés oxidativo en el cuerpo.

También llamada N-acetil-l-cisteína, NAC es la versión complementaria de un aminoácido esencial llamado cisteína. Los aminoácidos son los componentes básicos de las proteínas. La cisteína es uno de los tres aminoácidos (junto con la glicina y la glutamina) que forman el glutatión, un importante súper-antioxidante que se encuentra en casi todas las células de su cuerpo.

De esta manera, NAC ayuda a su cuerpo a producir glutatión. Y eso es algo importante. El glutatión se conoce como el «antioxidante maestro» debido a su prevalencia en todo el cuerpo y su capacidad para apoyar a otros antioxidantes. El problema es que el glutatión tiende a disminuir con la edad. También puede reducirse por factores como la mala nutrición, el estrés y las toxinas ambientales.

En el mundo de la medicina, NAC se usa como un medicamento que puede tratar afecciones que van desde daño hepático hasta asma y sobredosis de acetaminofén. Ha sido bien estudiado por investigadores médicos y tiene una variedad de posibles beneficios para la salud.

La N-acetil cisteína puede ayudar al cuerpo a deshacerse de las toxinas dañinas. Ayuda a proteger las células de la toxicidad causada por contaminantes ambientales, incluidos los pesticidas, metales pesados como el plomo y los vapores de gasolina y diésel.

En un ensayo controlado aleatorio, se descubrió que la NAC incluso restauraba la función pulmonar en soldados expuestos al gas mostaza. También es un estándar en los hospitales para el tratamiento de sobredosis de acetaminofén y venenos que causan daño a través del estrés oxidativo extremo.

También, los ensayos clínicos han encontrado que la NAC puede ayudar a mantener una respuesta inflamatoria saludable en el cuerpo, lo que es útil para aliviar los síntomas de afecciones respiratorias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y mejorar la resistencia a la insulina.

La suplementación con NAC no solo puede ayudar a mejorar la salud del sistema inmunológico, sino que también puede ayudar a prevenir la replicación de los virus.

¿CÓMO TOMAR EL SUPLEMENTO DE N-ACETILCISTEÍNA?

La mayoría de los estudios utilizan una dosis de entre 1200-2400 mg, administrada en dosis de 600 mg durante el día. Si se pregunta cuándo tomar NAC, por la mañana o por la noche, sepa que no importa exactamente cuándo lo tome. Sin embargo, absorberá mejor los suplementos de N-acetilcisteína orales si los toma con el estómago vacío, al menos una hora antes de comer.

Algunos suplementos de N-acetilcisteína en cápsulas o en polvo tienen un olor muy fuerte como azufre, esto es algo normal y no hay que tener miedo o pensar que está dañado. Muchas personas no pueden tolerar este olor, por lo que les recomiendo que tomen el suplemento mezclado con jugo de naranja o cualquier otro jugo para disimular un poco el olor y sabor. El azufre es el tercer mineral más abundante en el cuerpo humano. Los aminoácidos que contienen azufre aumentan los niveles de glutatión y N-acetilcisteína (NAC), que desempeñan un papel importante en la salud y el estado físico.

Ya sea que tome NAC por la mañana o por la noche, busque un suplemento que sea NAC puro o NAC con vitamina C (los dos combinan bien). Al igual que con cualquier suplemento dietético, asegúrese de consultar con su médico o proveedor de atención médica antes de comenzar a tomar suplementos NAC.

Como dato curioso la FDA de los Estados Unidos desde el 2020 cuando explotó lo de la supuesta pandemia, emitió un comunicado acerca de que la NAC o N-acetil cisteína no se podía considerar como un suplemento dietético o nutricional, ya que fue estudiado por primera vez como una droga en 1963. Desde mayo de 2021 se prohibió su venta y ya no se puede encontrar en las estanterías de farmacias, supermercados y tiendas de suplementos nutricionales.

Cabe destacar que esto es algo muy dudoso y llama la atención, ya que está bien documentado científicamente y con varios estudios donde se demuestran los múltiples beneficios para la salud que proporciona este aminoácido maravilloso.

Será que a las grandes farmacéuticas y los gobiernos no les convienen que las personas estén sanas y puedan mejorar su salud y sus sistemas inmunes? No sacan los cigarrillos ni las gaseosas de circulación (que causan más daños a la salud), pero eliminan un aminoácido para la venta general del público estudiado científicamente que ayuda a fortalecer el sistema inmune de las personas.

Yo no sé ustedes, pero esto me suena a “gato encerrado”. Pónganse a pensar y analizar esto: con la cantidad de casos de Covid-19 en el mundo entero, sería muy fácil administrar y dar NAC como un ayudante para tratar y fortalecer el sistema inmune de las personas con Covid-19. Sin embargo, no lo hacen porque no les resulta económicamente factible. Siempre ha sido así. Es el capitalismo controlador de todo. No crean que los gobiernos y las farmacéuticas se preocupan por tu salud y la de tus hijos. Es lo mismo como decir que los fabricantes de armas se preocupan por la paz del mundo y evitar las guerras.

Para concluir, te aconsejo que tú mismo cuides tu salud. No esperes que nadie lo haga por ti o te den una “supuesta cura milagrosa en forma de jeringa”. Aliméntate sano. Come muchos vegetales verdes. Realiza ejercicio físico. Rodéate de la naturaleza. Trata de evitar el estrés. Duerme 8 horas diarias. Aplica la meditación diariamente. Camina descalzo sobre la tierra, la arena o en el campo, y siempre investiga, lee, analiza, usa tu intuición y cuestiona todo lo que te dicen.

Referencias:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20354834
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5241507
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26786042
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23731375
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24814479
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4872652/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18801028
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25482371
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21831508
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26654154
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19428083
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3739574/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4245155/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6250560/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19328229/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11115795/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19732754/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20354834

Relacionado: No Dejes Que La Influenza Te Acabe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *