Un Día Normal de Entrenamiento

Hoy fue uno de esos días en que me desperté muy temprano para ir a entrenar. Preparé mi café negro y tomé una servida de mi proteína preferida mezclada con agua y adicional le agregué l-carnitina en polvo, creatina, cafeína y 5 gramos de glutamina. En otro vaso mezclador preparé una combinación de 40 gramos de carbohidratos en polvo, glutamina, aminoácidos y electrolitos (para tomar durante el entrenamiento).

Siempre recomiendo comer una comida pequeña antes de entrenar en el gym, CrossFit o lo que sea que hagas. La comida siento que me llena más y me ayuda a mantener mi nivel de azúcar estable. Hoy fue la excepción a la regla, ya que tenía que entrenar rápido por compromisos extras. Por eso es que no ingerí alimento sólido, y tomé solo un batido mixto con mis suplementos.

Lo curioso del asunto es que hoy fue uno de esos días en que la motivación y la fuerza estaban por el cielo. Los que son más experimentados deben saber que cuando uno no come bien o no ingiere los suficientes nutrientes el entrenamiento se afecta. Para mí, fue todo lo contrario. Parecía un “simio-gorilita en metanfetaminas”.

Llegue al gimnasio, empecé a saltar soga, algo de calistenia y estiramiento con ligas. Eso me tomó creo que 7 minutos. Estaba listo para mi sesión. En exactamente 30 minutos después, había terminado de entrenar.

Algo que realmente llamó mi atención fue la forma en que las personas pierden el tiempo. Viendo el celular, descansando demasiado tiempo o haciendo vida social. Por eso es que la mayoría no tienen resultados. El tiempo vale oro y no lo aprovechan al máximo.

Durante ese tiempo en que observaba a las ánimas en pena (es una broma), a los únicos que pude ver que tenían progreso era a un grupo de jóvenes de entre 20-25 años de edad. Los conocía de vista, ya que los había visto en el gimnasio en años anteriores. Estos jóvenes se veían que habían progresado en cuanto músculo y fuerza, pero igual andaban perdiendo el tiempo, pero como son jóvenes, eso no importa, ya que la constancia, el trabajo duro y la juventud juegan un papel importante para el desarrollo del músculo. Los otros que no son tan jóvenes, lucían igual, incluso algunos con más edad y más años en el gimnasio (igual los conocía de vista).

Lo común de todos ellos es que simplemente pierden el tiempo. Si la mayoría de las personas trabajaran más duro y entrenaran sin sus teléfonos móviles y enfocados en el ejercicio, les aseguro que habría más seres humanos más fuertes, mejores, más sanos y con menos problemas emocionales.

El tiempo es preciado y hay que aprovecharlo al máximo. Sobre todo a la hora de cumplir las metas en cuanto al ejercicio. En los 30 minutos que duró mi entrenamiento, pude salir con la mente en alto de qué logré mi objetivo por ese día. No sé si los otros y otras lograron algo con su entrenamiento. Pero estoy 100% seguro, por lo que pude ver, que seguirán dando vueltas y vueltas sin ningún rumbo.

DE INTERÉS: DESAFÍA TU MENTE Y CUERPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *