Dificultad Para Perder Peso

Para bajar de peso y quemar el exceso de grasa corporal necesitas quemar muchas calorías. Para esto, no solo debes hacer ejercicios de “cardio” como correr o montar bicicleta, necesitas hacer algún tipo de entrenamiento de resistencia con pesas.

Las personas cuando piensan en ejercicio lo primero que se les viene a la mente es caminar o correr en el parque. Esto puede funcionar al principio, pero si realmente quieres cambiar tu cuerpo y elevar tu metabolismo para quemar grasa y crear músculo, entonces debes entrenar con pesas. Esta es la forma segura para tener ganancias a largo plazo.

Por ejemplo, si ya han pasado varios meses que te la pasas en el gimnasio o en el box de CrossFit o haciendo algún deporte constante y vez que no pierdes peso, entonces presta mucha atención a los siguientes tres factores que ponen en riesgo tu lucha contra la obesidad y sabotean tus esfuerzos para lograr tus metas:

1. No estás haciendo suficiente ejercicio.

Parece algo estúpido pero es una de las mayores causas por lo que muchos abandonan la rutina de ejercicios. No entrenan con la suficiente intensidad y no realizan las cantidades adecuadas de ejercicios para bajar de peso. Para perder peso deberás trabajar muy duro, y no enfocarte sólo en una parte del cuerpo ni en un ejercicio en específico. Muchas personas solo hacen caminadora y luego dedican 30 minutos a los ejercicios abdominales. Haciendo esto lo único que vas a lograr es absolutamente nada. Debes entrenar con ejercicios compuestas básicos, como las sentadillas, peso muerto y sus variantes, ya que trabajan todo el cuerpo y queman mucha energía.

2. No estás durmiendo lo suficiente en las noches.

El factor más sobrestimado de la recuperación muscular es el sueño de calidad. Parece que no tiene mucho que ver, pero efectivamente muchos estudios revelan que la falta de sueño afecta al metabolismo. Según los especialistas, cuando duermes poco aumentas el apetito y la ansiedad de las comidas azucaradas y chatarras. Además, cuando duermes tranquilo y profundamente por 8-9 horas sin ininterrupción, tu sistema hormonal se balancea y te recuperas efectivamente de los entrenamientos.

Si no puedes dormir 8-9 horas seguidas, por lo menos trata de tomar siestas lo más seguido posible y trata de evitar todo tipo de estrés. Recuerda que cuando entrenas lo único que estás haciendo es destruir tu cuerpo. Uno solo se recupera cuando se alimenta adecuadamente y cuando duerme profundamente.

3. Estás ingiriendo mala comida.

Puede sonar obvio, pero cuando más nos ejercitamos más nos damos libertades a la hora de comer. No te ha pasado que te provoca la tentación de comerte una hamburguesa gigante con malteada de vainilla pensando que “no importa, mañana voy al gimnasio”?

Si bien el ejercicio es una gran ayuda a la hora de perder peso, también tendremos que cambiar nuestros hábitos alimenticios si queremos lograr un cuerpo perfecto. Muchas personas consumen demasiados alimentos procesados como harinas en exceso y cantidades indiscriminadas de azúcar líquida envasada (bebidas, sodas, refrescos y jugos). Trata de comer comida casera de calidad donde incluyas carnes magras, carbohidratos complejos como el arroz, papa dulce, papa blanca, avena y muchos vegetales y frutas.

Recuerda seguir estas tres reglas para que puedas vencer tu dificultad para perder peso. Trabaja realmente duro y crea la disciplina del ejercicio físico. Tu mente y cuerpo te lo agradecerán en un futuro.

Relacionado: La Mejor Dieta Para Quemar Grasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *