Una Regla Básica Si Estás en Dieta

La regla dice así: “No comas ni bebas nada con azúcar añadida”. Esto es una regla esencial básica si te encuentras en un plan de dieta.

Por qué? En un plano general la epidemia de obesidad se resolvería. La crisis de la Diabetes Tipo 2 se resolvería. Esas 10 libras extra de peso las perderías de una forma más rápida. Es la cruda realidad.

De todas las cosas alimenticias que vuelven loco a la gente (comidas con gluten, muchos carbohidratos, mucha grasa, los carbohidratos procesados, orgánico vs no-orgánico, etc.), el azúcar es el componente que más le deberías prestar atención.

La mayoría de las personas que practican un estilo de vida sana o siguen una vida “fitness” ya saben acerca de esto. Ya no consumen los cereales coloridos de cajeta y han aprendido a tomar su café negro. Lo curioso del asunto, es que estas mismas personas que se cuidan durante todo la semana hacen estragos con el azúcar una vez empieza el fin de semana.

Es mejor comer con moderación o de vez en cuando estos alimentos, pero no puedes comerte la cajeta entera de donuts y hacer una orgía con el cheesecake cuando llega el fin de semana. Si haces esto, al único que estás engañando es a ti mismo.

Por otro lado, escucho mucho últimamente de la azúcar orgánica. Amigos míos, esa azúcar orgánica te hará orgánicamente gordo. Ahora bien, no me mal interpreten por favor. Tienes que comer tus frutas y vegetales que contienen su azúcar natural. Pero por el amor a Dios, no puedes comerte 5 guineos al día y una piña entera si estás en dieta.

Sigue comiendo tus frutas y quintuplica tu consumo de vegetales, y olvídate de eso de no comer carbohidratos pasada las 4 de la tarde. Vas a estar bien. Recuerda que la mejor hora para consumir la mayoría de tus hidratos de carbono es antes y después del entrenamiento, no importa la hora en que hagas ejercicio. Además, no conozco a nadie que se haya transformado en gordo por comer zanahorias y remolacha a pesar de la fructosa que contienen.

El truco es enfocarte en toda esa azúcar que AÑADES extra a los alimentos y bebidas. Simplemente no lo hagas. También tienes que leer la tabla de información nutricional de los alimentos. No te dejes confundir ni engañar con nombres como agave, dextrosa, sirope de arroz, sirope de maíz alto en fructosa, etc. Es azúcar pura con un nombre de engaño.

También la miel. Ya escucho las quejas…“es que proviene de la naturaleza”. Mira, a mí no me importa si la hace la abeja Maya o si proviene del bosque tropical húmedo, o de la sabana africana y tundra siberiana. Veo personas que abusan de la miel, la utilizan en todo como si fuera el elixir de la vida eterna, hasta la usan para limpiar el baño. Eso fue una broma. La realidad es que si abusas de ella, te engordará. Tomen nota mis amigos paleolíticos. Recuerda que tus ancestros-hombres de las cavernas no comían la cantidad de miel que le pones a tus “galletas paleo”.

La miel es excelente como nutriente. Por ejemplo, muchas veces cuando termino una sesión intensa de pesas o de montar bicicleta, consumo unas 2-3 cucharadas de miel combinada con aminoácidos esenciales para acelerar la recuperación muscular. Pero no lo añado a mis huevos y café en el desayuno, ni a mi arroz en el almuerzo, ni mucho menos se la pongo a mi ensalada de la cena.

Ya lo sabes, sigue esta regla básica si estás en dieta para que de una vez por todas puedas ver esas libras extras como desaparecen como por arte de magia.

Suerte con tu dieta y continúa progresando.

Relacionado: Mejora Tu Alimentación Con Este Consejo

CB_EN_300x250_Banner_ClenbutrolProduct10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *