Personaliza Tu Nutrición al Máximo

Es muy común seguir un plan de dieta generalizado. Hay cientos de “dietas” allá afuera y todas funcionan si la sigues al pie de la letra, por un tiempo estimado claro. Pero tienes que tener en cuenta algo, todos los cuerpos son diferentes y van a responder diferente a las comidas. Lo que le funciona a la mujer sexy de Instagram o a tu amigo el musculoso, a lo mejor no funcione para ti.

El consejo más fácil que te puedo dar para llevar una alimentación balanceada, no importa cuál sea tu meta (crear músculo o quemar grasa) es aprender a cocinar. Sobre todo, cocinar comida que realmente te guste y disfrutes.

También puedes hacer estas dos cosas:

1. Presta atención en cómo te sientes 1-2 horas después de haber comido.

Aunque no lo creas, esta es la forma más fácil de personalizar tu dieta de manera efectiva. Una vez que hagas tu plan de comidas saludables (proteínas magras, abundantes vegetales, grasas buenas y carbohidratos complejos), mira como ciertas comidas o combinación de alimentos afectan tu digestión. Presta atención a síntomas como llenura, gases, acidez, irritación, somnolencia, etc., y saca los alimentos o grupos de alimentos que te caen mal. Tan simple como eso.

Por ejemplo, yo no puedo comer tanto pan ni avena porque me causa inflamación estomacal más de lo normal. Consumo estos alimentos de vez en cuando, pero no todos los días. Opto por otras combinaciones de carbohidratos que no me afecten tanto. La papa dulce, papa blanca y el simple arroz blanco son excelentes para mí.

2. Ajusta las cantidades de tus platos.

Muchas personas no les gusta contar calorías (yo soy uno de esos). Contar calorías es a veces un poco fastidioso y además crea un trauma mental. La mayoría de las personas les cuesta pesar y contar cada gramo de alimentos que ponen en sus bocas.

Lo más fácil para esto es ajustar las porciones de tus platos. Por ejemplo, ingiere más carbohidratos antes y después de entrenar. En las otras comidas los puedes reducir un poco. Tan fácil como eso y funciona de maravillas para no traumarse en contar cada caloría.

Si ves que no estás creciendo muscularmente o recuperándote adecuadamente, incrementa la proteína. Aquí si trata de comer 1 gramo de proteína por cada libra de peso corporal. O sea, si pesas 160 libras, trata de dividir tu peso en 5 comidas (160/5 = 32). Tus 5 comidas del día van a tener aproximadamente 32 gramos de proteína cada una.

Si ves que todavía no estás creciendo o subiendo de peso, entonces incrementa tus carbohidratos, esto es especialmente recomendable para los hombres y mujeres que siempre dicen que no pueden subir de peso a pesar de comer toneladas de comida.

Recuerda que puedes ajustar tu dieta dependiendo de los alimentos que más te gusten y que no afecten tu digestión. Personaliza tu nutrición al máximo dependiendo de las metas específicas que quieras lograr para que puedas avanzar de manera correcta. Ahí está el secreto, solo depende de ti seguir hacia adelante.

Relacionado: Cómo Incrementar las Calorías con Comida

CB_EN_300x300_Banner_DBalProduct14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *