LA EVOLUCIÓN Y LA MODA DEL EJERCICIO FISICO

Hoy en día ya es normal hacer algún tipo de actividad física (gracias a Dios). Todos sabemos los beneficios del ejercicio a nivel de la salud física y mental. Esto no se veía 10 años atrás. Ha sido como una ola que en vez de arrasar como un tsunami, atrae a más personas todos los días.

Muchos de estos hacen diferentes tipos de ejercicio, en mi país (Panamá), la mayoría hace triatlón, otros solo corren, otros solo montan ciclismo de ruta y muchos otros entrenan Crossfit. Todo esto es bueno e incentiva a las generaciones más jóvenes a realizar ejercicio físico.

Pero como con toda cosa que avanza o que cambia de forma positiva, también vienen cosas negativas. Una de las cosas con las que hay que tener cuidado son las modas y tendencias. Recuerda que las modas vienen y van. Al final te brindan salud, pero siguen siendo modas. Hoy en día se ha perdido el sentido básico y simple del ejercicio físico. Por ejemplo, muchos jóvenes y adultos también, a la hora de entrenar tienen que tener un par de zapatillas especializadas de un mínimo de $100, un short especial y una camiseta “ultra no sé qué” súper absorbente al sudor de un material que solo lo fabrican en “Birmania occipital del Sur”. En serio todo esto? Qué ha pasado con lo básico y simple? Acaso estas mismas personas entrenarían de la misma forma usando una “franela de esas tipo de escuela”, un pantalón normal y unas zapatillas marca Cobra? Yo no lo creo. La mayoría están pendientes de las apariencias y de lo que opinan los demás de ellos.

Escucha esto: no necesitas lo último en tecnología para tener resultados. Claro está que hay muchos productos muy buenos e innovadores y que simplifican y que ayudan a mejorar las cosas. Pero realmente lo que necesitas es disciplina y trabajo duro, y dejar de perder el tiempo pensando en que dirán los demás sobre ti.

Me duele sobre todo por los más jóvenes. Estamos creando seres humanos débiles, acomplejados, robotizados y sin sentido básico de las cosas. No me malinterpreten, es la pura realidad. Hoy en día los jóvenes tienen todo entregado en “bandeja de plata” y son recompensados sin esfuerzo alguno. Reciben gratificación instantánea por nada, y todo es culpa de los padres y de la sociedad. A los jóvenes hay que enseñarles que si quieren algo de verdad, tendrán que trabajar muy duro para conseguirlo, y que muchas veces tendrán que hacer sacrificios.

No es fácil, todos tenemos que aportar un granito de arena y educar a las personas para que las cosas vayan dando paso poco a poco. Recuerda que el verdadero cambio empieza por uno mismo.

DE INTERÉS: NO BUSQUES EL CAMINO FÁCIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *