Enfócate En Tus Partes Débiles

Es parte normal de la naturaleza humana realizar las actividades fáciles y evitar las tareas en las cuales no somos buenos. En el gimnasio, esto se refleja cuando entrenamos los ejercicios o movimientos en los que somos más fuertes, mientras descuidamos nuestras debilidades. Créanlo o no, absolutamente todos tenemos partes débiles en nuestro cuerpo.

Mientras que esto puede ser un comportamiento normal de la raza humana, no lo hace lo correcto. Esto simplemente es una receta para crear desbalances musculares, lo que conlleva a una progresión lenta o a sufrir de algún tipo de lesión. También yo soy uno de estos y formo parte del asunto, y es algo con lo cual debo luchar consistentemente.

Ahora bien, con esto no quiero decir que cada vez que vayas al gimnasio o al box de CrossFit debes entrenar todos los músculos con alta prioridad. Recuerda que todos tenemos metas individuales y hay ciertas cosas más importantes que otras a la hora de entrenar. Lo que te sugiero es que busques tus debilidades y las ataques de una forma inteligente, incluso si no ves beneficios de forma inmediata.

Por ejemplo, por varios años he tenido problemas en mi hombro izquierdo, una vez dejé de hacer trabajo directo e indirecto para esta área pensando que el descanso me haría bien. Por el contrario, mi movilidad articular se empeoró. Para solucionar esto comencé a realizar un ejercicio que odiaba por lo duro y dificultoso que era. Estoy hablando específicamente de realizar trabajo de hombro posterior con un sistema de suspensión (TRX). Al principio me costaba demasiado y temblaba como un chichicuilote. Después de algunas semanas ya podía dominar 4 series por 15 repeticiones y me hombro se sentía realmente estable y el dolor disminuyó en un 50%. Era una debilidad que tenía y la ataqué con inteligencia.

El punto a tomar en cuenta es que no hagas solo lo que te gusta hacer. Te apuesto que sabes cuáles son tus puntos débiles. Tal vez sea tu manguito rotador, tus antebrazos, pantorrillas, fuerza abdominal, movilidad articular, etc. Sea lo que te esté causando problemas lo debes atacar y empezar a tomar un plan de acción y hacer un esfuerzo consciente para mejorarlo.

Esto lo puedes hacer en tu casa o hacerlo como primer ejercicio antes de realizar tu rutina normal para garantizarle prioridad, o puedes dedicarle un día entero cada semana atacando específicamente las partes débiles de tu cuerpo.

Recuerda hacerlo sin excusas, y ten presente que una vez esto mejore, también tu cuerpo y fuerza mejorarán y podrás avanzar de forma óptima con tus ejercicios y tu rendimiento deportivo.

Relacionado: Bíceps y Tríceps Poderosos

CB_EN_300x300_Banner_DBalProduct14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *