Crea y Realiza Una Rutina cada Mañana

Uno de los mejores trucos que te puedo dar para que seas más productivo y puedas alcanzar tus metas en la vida o con el entrenamiento, es crear un día “perfecto” a penas te levantas. Me refiero a un día en que todo te sale bien y al pasar las horas sigues feliz y motivado.

Para que tengas una idea te voy a mencionar lo que hago al levantarme cada mañana. Y espero que te sea de ayuda y le saques algo de valor. Lo entenderás un poco más adelante. Si quieres puedes copiar lo que hago o modificarlo a tu modo.

Cuando me enfoco en ser productivo desde que me despierto, simplemente todo me sale bien, desde el entrenamiento hasta mi alimentación, y todo es un poco más fácil.

Ahora bien, lo que vas a leer a continuación es meramente un día perfecto para mí y solo orientado específicamente a mi persona. Este concepto tiene mucho valor, ya que entre más días tengo de esta forma, más resultados positivos tengo en mi vida, y lo mismo puede servir para ti. Claro está, que en el mundo que vivimos hoy en día es a veces imposible despertarse realmente 100% feliz cada mañana, pero al menos hay que tratarlo.

En vez de empezar mis días al azar, trato de tener una idea general de 3 tareas principales que quiero lograr a lo largo del día. No siempre lo sigo exactamente al pie de la letra como un itinerario, pero trato de alcanzar mis metas establecidas de la forma más cercana posible.

Nuevamente, puedes tratar de copiar mi rutina, pero seamos honestos: “yo no soy tu, y tú no eres yo”. Todos tenemos vidas diferentes, con trabajos diferentes, con horarios diferentes y con prioridades diferentes. Por lo tanto, lo que es ideal para mí puede llegar a ser tremendamente inconveniente o ineficaz para ti.

Aquí les va: apenas me despierto me paro de la cama y abro la ventana. Observo el horizonte y le doy gracias a Dios por un nuevo día. Visualizo positivamente todo a mí alrededor y trato de cargarme de energía positiva con pensamientos positivos. Eso puede ser entre 5:00 a.m. y 8:00 a.m. dependiendo del día. Todo esto me puedo tomar 10 minutos. Luego voy al baño y me lavo la cara, le cambio el agua al pajarito y voy inmediatamente a la cocina y tomo de 2-3 vasos grandes de agua. A veces con jugo de limón u otras veces no. Pero siempre gran cantidad de agua. Luego preparo mi café. En todo este proceso ya han pasado 30 minutos. A mi café negro le añado siempre colágeno en polvo, canela, aceite de coco orgánico o proteína en polvo. Así inicio mi día. Luego tomo otro vaso de agua.

Si me toca entrenar temprano en la mañana ingiero algo ligero de comida o me hago una mezcla de aminoácidos en agua y carbohidratos en polvo. Todo esto depende de cuánta hambre tenga y de la intensidad de la rutina que voy a realizar.

Esto es lo que personalmente hago y me ayuda a mantener mi día de forma positiva. Si no lo hago, simplemente no funciono feliz al 100%.

Qué te quiero decir con esto? Simplemente que crees un hábito bueno cada mañana. Dar gracias a Dios o simplemente respirar hondo por 5-10 minutos al levantarse pueden hacer maravillas para empezar bien el día. Conozco a varias personas que lo primero que hacen al despertarse son estiramientos suaves por 15 minutos. Esto los ayuda a entrar en calor y a despertarse eficientemente.

Busca lo que funcione para ti, pero que sea algo que te de alegría y felicidad (nada de fumarte un porrito). Eso era una broma. Recuerda que nadie es perfecto, y no hay días completamente perfectos, pero entre más cercan estén de serlos, mejor nos irá en las tareas cotidianas.

De Interés: Pensamientos Vitales Para Los Lunes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *