Compañeros de Entrenamiento Reales

Los buenos compañeros de entrenamiento son una gran ventaja cuando se requiere ganar máxima fuerza y cuando se quiere progresar de manera definitiva.  En lo personal, he tenido muy buenos compañeros a lo largo de los años, pero en la mayoría del tiempo siempre he entrenado en solitario.  Hay muchas cosas que estas personas pueden añadir a tu preparación física dentro o fuera del gimnasio.  Sin embargo, esto no quiere decir que no puedes triunfar o sobrepasar tus límites entrenando por tu cuenta, pero definitivamente se puede tornar mucho más fácil si cuentas con un grupo de amigos que te apoyen en lo mismo que tú haces.

Entonces que quiere decir ser un buen compañero de entrenamiento?  Qué esperas obtener de ellos y qué debes hacer para ser realmente uno?  Primero que todo, tienes que tener en cuenta que un compañero de entrenamiento no es tu mamá, ni tu amigo confidente y mucho menos tu terapeuta personal, por lo tanto, a él no le importa tus problemas cotidianos, el tipo de estrés que tengas o el bochinche de la nueva chica en la oficina.

Los verdaderos compañeros de entrenamiento crean una relación conjunta, en la cual todos se benefician en cuanto a lograr metas, ser más fuertes y siempre mejorar.  Todo esto se logra simplemente trabajando en conjunto y todo el mundo se ayuda mutuamente.  Los compañeros no están solo para ayudarte cargar los discos en el gimnasio y darte palmaditas en la espalda.  Ellos critican tu entrenamiento y tú criticas los de ellos, con la simple razón de mejorar la técnica de ciertos movimientos y ejercicios.  Ellos te dicen la verdad si estás haciendo algo mal y si lo debes corregir para poder seguir avanzando de una manera efectiva.

La comunicación juega un papel importante en este juego, así como la plena verdad y honestidad.  Si se empieza con la mentira, todo el grupo se hundirá y romperá.  Por ejemplo, si te fuiste de rumba el fin de semana y bebiste mucho alcohol, y después llegas el lunes al gimnasio y le dices a tus amigos de entrenamiento que descansaste y te recuperaste, lo único que estás logrando es haciéndole daño al grupo y a ti mismo.  De esta forma ellos no podrán hacer su trabajo y ayudarte a optimizar tu entrenamiento, ya que les estás mintiendo.  Es mucho mejor decir la verdad y estar preparado para afrontarla.  Acuérdate que cada quien es responsable de sus actos.

Así que piensan en un momento con las personas que entrenas.  Qué les estás ofreciendo y qué ellos te ofrecen a ti? Están siendo honestos y diciéndote las cosas en que debes mejorar?  Pregúntate si tú y tus compañeros están en continuo proceso de aprendizaje en cuanto a entrenamiento para mejorar fuerza y desempeño?  Por ejemplo, cuando haces alguna estupidez tus compañeros te lo hacen saber?  Te critican siempre tu técnica?  Si no estás logrando tu potencial máximo, tus compañeros te lo hacen saber y te dicen que esperan más de ti?  Tómate el tiempo de analizar estas preguntas y piensa como realmente son tus compañeros.

Y recuerda, que un buen compañero o equipo es como una familia.  Definitivamente va haber ciertos momentos en los cuales va haber argumentos, peleas y estrés.  Lo importante de todo esto, es que son un grupo unido y todos juntos lo van a superar.  Como una buena familia que son, todos alcanzarán sus logros, con trabajo duro y dedicación.  Es muy raro lograr la grandeza y el éxito en solitario.  Y al final de todo, seguirán siendo una familia y siempre estarán conectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *