Beneficios del Aceite de Coco en la Dieta

beneficios_del_aceite_de_coco

Sabías que el aceite de coco es uno de los mejores aceites para cocinar, ya que tiene un punto de humo muy alto (450 grados F) y tiene un bajo porcentaje de oxidación (que es lo que pasa cuando las grasas buenas se convierten en malas y no son saludables).

Además de ser delicioso en su sabor, ayuda por completo al sistema inmunológico.  Más del 92 por ciento de los ácidos grasos en el aceite de coco son saturados, pero están clasificados en una clase especial muy saludable llamada triglicéridos de cadena media M.C.T.s (médium-chain triglyceride).  El mismo predominantemente es el ácido láurico, el cual ha sido comprobado en cientos de estudios científicos en ser altamente antimicrobiano, antibacteriano y antiviral.

Los ácidos grasos en el aceite de coco son antibióticos poderosos que ayudan a combatir un sin número de infecciones. Además, el ácido láurico que contiene, ayuda a matar las bacterias malas, pero no afecta en nada a las bacterias intestinales amigables que todos necesitamos para una digestión saludable.

Es un arma esencial para las personas que quieren perder peso y mantenerse delgadas.  Es fácilmente convertido en energía por el hígado y es usado por muchos atletas élites de resistencia que lo combinan con carbohidratos de combustión lenta para obtener energía inmediata y sostenida.

El aceite de coco tiene un efecto neutral en el colesterol de la sangre, y se ha visto que poblaciones que consumen coco en la mayor parte de sus dietas presentan rara vez problemas de osteoporosis.  De hecho, este aceite tropical ha sido consumido en la dieta por muchos grupos alrededor del mundo por miles de años, con absolutamente ninguna evidencia de efectos nocivos a la salud por las poblaciones que los consumieron.

Acuérdense que la grasa saturada en las papitas fritas de la comida rápida y la grasa saturada natural como la que contiene el aceite de coco, son dos cosas completamente diferentes.  Evita por completo las primeras y disfruta de los muchos beneficios saludables de la segunda.

Cabe mencionar, que muchos de los comentarios negativos hechos acerca del aceite de coco vinieron de estudios en que se usaron aceites hidrogenados de inferior calidad y cargados de grasas trans, las cuales se comportan muy diferentes dentro del cuerpo humano.

Al comprar tu aceite de coco, opta por lo mejor: virgen, extra virgen y orgánico.  De esta forma aseguras un producto que nunca ha sido hidrogenado o parcialmente hidrogenado y que no es procesado a elevadas temperaturas, ni con químicos nocivos.  Pruébalo y úsalo de vez en cuando para darle un toque variado a tu alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *