ACERCA DEL ENTRENAMIENTO INSTINTIVO

Básicamente cuando hablo del entrenamiento instintivo me refiero al principio que establece que la intensidad de un determinado entrenamiento se debe basar directamente en “cómo uno se siente” durante la sesión de ejercicios. En esencia, uno utiliza una combinación de experiencia e instinto para determinar qué tan duro uno debe entrenar en las rutinas.

Esto ayuda a identificar el hecho de los factores externos que influencian significativamente nuestra habilidad de entrenar a un óptimo nivel diariamente. Estamos hablando de los factores como los patrones de sueño, alimentación, estrés, relaciones personales, dolores y lesiones que afectan directamente a la hora de practicar determinado deporte.

Ahora bien, el entrenamiento instintivo es generalmente mejor adaptado para los levantadores más avanzados y con experiencia. Para lograr beneficios óptimos, uno debe estar completamente en balance con su estado mental, físico y emocional, y tener presente como estos factores pueden afectar la capacidad de entrenamiento.

Esto se logra solamente con la experiencia adquirida a través de los años cuando uno logra entender cómo funciona su cuerpo. Un principiante simplemente no es lo suficientemente experto con su entrenamiento para medir con precisión su capacidad diaria de máximo rendimiento, lo que puede dar lugar a resultados pobres y de calidad inferior.

Por otro lado, hay que tener mucho cuidado con el entrenamiento instintivo, esto no quiere decir que porque te sientas bien vas a entrenar siempre con alta intensidad al estilo del “no pain – no gain”. Esto sería algo absurdo e ilógico. Recuerda que el cuerpo necesita una adecuada recuperación para poder regenerase. De otra forma, rápidamente caerías en la fatiga muscular, lesiones y un posible sobre-entrenamiento.

Así que independientemente de cómo uno se sienta, debes asegurarte de incluir ciclos de descanso o semanas de descargas menos intensas a través de tus entrenamientos.

Recuerda: entrena intensamente, pero inteligentemente.

DE INTERÉS: NO BUSQUES EL CAMINO FÁCIL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *